top of page
  • Natalie Taylor

HISTORIA DE SAN MIGUEL: La capilla Mulata Parte 2

Imagínese caminando por la calle Insurgentes, comenzando en el sitio de la Biblioteca Publica y luego dirigiéndose hacia el este en camino al mercado Ignacio Ramírez. Si tomara este paseo hoy, pasaría por

el templo de Santa Ana, luego la Capilla de Loreto, el Oratorio, La Salud frente a la Plaza Cívica con la estatua ecuestre de Ignacio Allende, y finalmente, antes de llegar a la calle Colegio, pasarías frente al alto edificio amarillo: el Colegio de San Francisco de Sales.


Ahora imagine que es el año 1710 y realiza el mismo paseo imaginario. Ninguno de esos edificios habría estado allí; lo más probable es que encuentre casas pequeñas y humildes a lo largo del camino, pero en su mayoría campos vacíos. El único edificio por el que habrías pasado habría sido el templo de la Tercera Orden al otro lado, frente a la calle San Francisco. Pero el gran templo de San Francisco con su torre y los jardines con la estatua de Cristóbal Colón habrían sido espacios vacíos. Cada uno de los templos, excepto la iglesia franciscana de Tercera Orden y el colegio antes mencionado, surgieron después de la llegada de los Oratorianos a San Miguel el Grande.


La Confederación de Oratorios de San Felipe Neri es una “sociedad de vida apostólica” de hombres seculares y sacerdotes católicos que viven juntos en una comunidad, unidos por su compromiso con la caridad. La orden fue fundada en Roma en 1575 por Felipe Neri. A diferencia de un instituto religioso, cuyos miembros hacen votos y responden ante una autoridad central, o de un monasterio en el que los monjes también están obligados por votos en una comunidad, la comunidad oratoriana está formada por miembros que se comprometen con un objetivo particular e independiente.


Felipe Neri, preocupado por la mala preparación y la relajada moralidad del clero católico en Roma, creó esta nueva institución en la que sacerdotes seculares y laicos se dedicarían a la elevación moral a través del estudio y la oración. Los congregantes de cada unidad se gobernarían por separado con total independencia unos de otros. El Papa Pablo V aprobó las Constituciones de la Congregación en 1612. Los principios rectores de la constitución eran la oración, la predicación de la piedad y la instrucción de los jóvenes mediante el establecimiento de escuelas. Durante el siglo XVII los Oratorios se extendieron por toda la Nueva España, y en 1712 establecieron una congregación en San Miguel el Grande.


A continuación se muestra un mapa de San Miguel tal como habría aparecido a principios del siglo XVIII. Las líneas negras representan el Camino Real, que cruzaba la ciudad. Las únicas construcciones religiosas en esa época habrían sido: 1) La capilla Mulata. 2) El templo de la Tercera Orden. 3) La Parroquia.

La primera congregación oratoriana en la Nueva España se estableció en la ciudad de Puebla en 1651. Desde allí continuaron su trayectoria por todo el territorio, y en 1712 llegaron al pueblo de San Miguel el Grande. La fundación de la Iglesia Oratoriana aquí ha quedado velada por el tiempo y en una historia oficial. Sin embargo, hay algunas pistas que nos dicen que la transición no estuvo completamente exenta de discordia.


El sacerdote oratoriano Juan Antonio Pérez de Espinosa era conocido por sus impresionantes sermones. Vivía en la ciudad de Querétaro cuando fue invitado a dar un sermón en San Miguel el Grande durante la Cuaresma. También le informaron de conversaciones para establecer una iglesia oratoriana en San Miguel en el lugar donde los mulatos tenían su capilla del Ecce Homo. Esto fue sancionado y apoyado por la élite de la ciudad (los españoles ricos y criollos) que menospreciaron a la congregación mulata porque no tenían la “decencia adecuada” y por las afirmaciones de sus celebraciones “demasiado bulliciosas”.


El sermón del padre Espinosa tuvo un éxito abrumador y poco después se fundó la nueva Iglesia del Oratorio, que incorporó la capilla mulata existente. Según el biógrafo oficial de Juan Antonio, su hermano Isidro Pérez de Espinosa, la cofradía mulata cooperó voluntariamente y cedió su espacio a la nueva iglesia. Él afirmó:


Después de la Cuaresma, los funcionarios del pueblo se reunieron y acordaron entregar la capilla de los Mulatos al Padre Juan Antonio... con el acuerdo del párroco... y el mayordomo de la cofradía... [afirmando] que sería a su favor y no perderían ninguno de sus derechos… Accedieron a la propuesta y el 21 de abril de 1712 el obispo expidió una licencia…


Es aquí donde debemos preguntarnos hasta qué punto esto es plausible. Desde 1595, los mulatos tenían su capilla, más de un siglo. Disfrutaban de su independencia y eran una de las cofradías más ricas de San Miguel, teniendo como mayor posesión la imagen del Señor Ecce Homo, venerada por los La población entera. ¿Por qué cederían la propiedad de la capilla y de la santa imagen? ¿Qué ganarían?


Hubo una reunión el 2 de mayo de 1712 de todos los principales: la cofradía mulata, el párroco, los funcionarios de la localidad, así como más de 300 vecinos españoles que se mostraron muy partidarios de la toma. Cuando el funcionario que presidía el gobierno preguntó si había alguna objeción, le dijeron que los mulatos habían preparado un documento en el que expresaban su oposición y los motivos de la misma. Los mulatos ofrecieron un papel para que lo leyeran.


Lo sacó del bolsillo del pecho y se lo entregó al escribano... Al abrirlo encontró un papel en blanco... que los mulatos al verlo se puso tan blanco como el papel mismo... [el escribano] dijo que el documento no contenía ningún escrito. Perturbados y confundidos [los mulatos] corrieron a la casa del hombre a quien habían contratado para escribir el periódico... pero no pudieron encontrarlo.


Luego se les dijo que expusieran su causa oralmente, pero al no poder hacerlo, el padre Juan Antonio proclamó que “Dios les había cambiado el corazón…” y por tanto nada impidió la toma de la antigua capilla. La versión oficial es que efectivamente fue un acto milagroso de Dios lo que justificó el establecimiento de la nueva iglesia. Y eso, completa la historia.


El acuerdo entregó a la hermandad mulata la posesión de la preciosa imagen del Ecce Homo, que había sido utilizada como talismán para provocar las lluvias durante las sequías. Como en el pasado, cada sacerdote de una comunidad pedía prestada la imagen por un tiempo determinado, pero luego la devolvía a la cofradia. Todo pareció ir bien durante unos años, pero en 1718 el padre Espinoza se quejó ante el obispo de que los mulatos celebraban incorrectamente el Ecce Homo, porque sus festividades eran “profanas” y frecuentadas por “vagabundos… y gente vulgar…”. Otras disputas crearon conflictos a lo largo de los años, muchos de ellos obviamente basados en el poder económico: disputas sobre las recaudaciones y los cargos por servicios religiosos y funerales.


En 1727 se ordenó a la cofradía mulata que cediera todos sus ornamentos, cálices, joyas y todas las demás insignias utilizadas en la celebración de la fiesta del Ecce Homo. Luego, el obispado concedió a los oratorianos los derechos sobre la estatua, estipulando que los mulatos aún podían utilizarla en sus servicios solicitándola con anticipación, pero sólo durante un tiempo determinado. Luego vino la orden final de que todos los honorarios de los servicios religiosos debían ir a los Oratorianos, despojando así a la hermandad de cualquier beneficio económico. Y en 1742, el obispo ordenó que la estatua fuera trasladada a la Parroquia, donde permanece hasta el día de hoy.


La llegada de la congregación oratoriana modificó mucho la vida de los vecinos de San Miguel. Cambió completamente el paisaje urbano con la adición de varios edificios religiosos, intensificando la devoción a la vida religiosa, especialmente entre los miembros adinerados de la comunidad. Durante las primeras treinta décadas después de su llegada, los Oratorianos construyeron su iglesia, una de las estructuras religiosas más destacadas de la ciudad; fundaron el Colegio de San Francisco Sales (1734); la iglesia de La Salud (1735); y dentro de la iglesia del Oratorio se construyó la capilla más ornamentada de la ciudad, la capilla de Loreto (1733), que fue financiada por uno de los hombres más ricos de la ciudad: Tomás de la Canal.


Con el paso del tiempo, la original capilla mulata desapareció del paisaje de la ciudad. Si no fuera por la antigua puerta con la estatua de la Virgen de la Soledad en lo alto y los antiguos documentos que hablan de la transición, no quedaría ningún rastro. Creo que es importante preservar la narración alternativa de la historia y tener en cuenta que una vez hubo una poderosa cofradía mulata que jugó un papel importante en la evolución de San Miguel.


13 visualizaciones0 comentarios

Comments


End of post
bottom of page