top of page
  • Natalie Taylor

HISTORIA DE SAN MIGUEL: Los inicios de la herencia africana

En mis dos últimas publicaciones escribí sobre la antigua capilla mulata en San Miguel y cómo finalmente pasó a manos de la iglesia del Oratorio. La conclusión obvia es que había población negra en San Miguel. Esto fue cierto y hoy quisiera profundizar en las raíces de esta presencia.


Pocas personas saben que hubo una comunidad bastante grande de afrodescendientes en San Miguel durante los primeros años de su fundación, en el siglo XVI. Lo que es aún más intrigante es el hecho de que la gente de color había estado presente desde el comienzo de la colonización española, con varios negros que llegaron con Hernán Cortés cuando desembarcó por primera vez en Nueva España (el México de hoy) en 1519.


Las raíces africanas en Nueva España y el eventual asentamiento de negros en San Miguel son una historia en su mayor parte no contada que merece ser contada. Comencemos con los primeros negros que llegaron al continente de América y en particular a esta parte del mundo y su gran afluencia final durante los siglos siguientes.


Hernán Cortés nació en España en 1485, siete años antes de que Cristóbal Colón llegara a América. Formó parte de una familia noble, estudió letras en Salamanca y a los 20 años decidió emprender una vida de aventuras y exploración uniéndose a una flota en su camino hacia el Nuevo Mundo. Su primera incursión fue en la isla Hispaniola, hoy parte de las Antillas, donde fue contratado para derrotar a los nativos y establecer colonias para la corona española. Permaneció allí durante 18 años, participando en la conquista de Cuba, y luego, en 1518, fue puesto a cargo de una expedición para explorar el Yucatán.


El mapa muestra la ruta que tomó Cortés para llegar al imperio azteca en Tenochtitlán. Siguiendo los números del 1 al 9, tenemos Cuba, Cozumel, Chiapas, Veracruz, Jalapa, Tlaxcala, Cholula, Paso de Cortés y finalmente la última parada: Tenochtitlán (hoy Ciudad de México).


La expedición de Cortés a territorios mexicanos a lo largo de la costa atlántica llevaba consigo un importante número de africanos a bordo. Muchos eran esclavos, pero los conocidos como ladinos habían aceptado el cristianismo y hablaban español. Estos “conquistadores negros” fueron parte de la exploración y conquista del continente americano. Muchos eran hombres libres cuando llegaron, o fueron emancipados y recibieron tierras y riquezas en el Nuevo Mundo.

Las ruinas de Yucatán


Cuando desembarcó en la península de Yucatán, en territorio maya, Cortés encontró antiguos templos y pirámides, pero no la gran civilización maya que existió hasta casi 1000 años antes de su llegada. Luego continuó su incursión a través de selvas y montañas, hasta llegar a Tenochtitlán, a unas 750 millas al oeste.


Si las pirámides mayas habían impresionado a los españoles, la visión de Tenochtitlán los dejó deslumbrados. Ante ellos se alzaba una ciudad magnífica y próspera con edificios altos, aguas limpias y agricultura avanzada. Cuando Cortés llegó a Tenochtitlán, llevaba consigo a varios negros: algunos esclavos, algunos hombres libres, y el más destacado de ellos era Juan Garrido.

Garrido y Cortez: Imagen del códice del siglo XVI

Juan Garrido nació hacia 1480 en África. Lo más probable es que fuera hijo de un rey que comerciaba con los portugueses y que fue a Lisboa cuando tenía 15 años para convertirse al cristianismo y recibir una educación europea. Su primera entrada al Nuevo Mundo fue en 1503 en una expedición a La Española. Finalmente se unió a Cortés en su conquista de Tenochtitlán.

Cuando los conquistadores llegaron a Tenochtitlán, apenas podían creer lo que veían. Ante ellos se encontraba una ciudad de casi medio millón de habitantes. Altos templos y pirámides se elevaban hacia el cielo, calles adoquinadas, canales y lagunas se extendían debajo, y decoraciones intrincadas y coloridas estaban dondequiera que miraran.






Los mexicas, el pueblo del imperio azteca, estaban igualmente asombrados por los recién llegados. Lo que quizás fue más impresionante para ellos, aparte de las extrañas prendas y armas, fueron los animales de cuatro patas nunca antes vistos a los que montaban muchos de estos extranjeros. No había caballos en América, y para los nativos, los hombres y las bestias debían parecer uno solo. Estos seres no podrían ser más que dioses. La mayoría de estos dioses recién llegados tenían la piel clara, pero algunos, como Juan Garrido, tenían una tez oscura, similar a algunos de los propios dioses de color de los mexicas.

Tezcatlipoca: Imagen del códice del siglo XVI


Su dios más temido era Tezcatlipoca, particularmente en su manifestación negra; visto como el gran creador, dios del sustento, patrón de los guerreros, que podía traer tanto el bien como el mal. Juan Garrido debía parecerse a su personificación.


El asombro y la admiración iniciales de los conquistadores por la ciudad y la cultura aztecas rápidamente se convirtieron en codicia. Al poco tiempo, Cortés mató al emperador Moctezuma y comenzó el sometimiento de los mexicas. Juan Garrido fue una parte importante de la campaña. Durante una batalla particularmente sangrienta, los españoles sufrieron grandes pérdidas, conmemorando el evento como “Noche Triste”. Juan Garrido construyó una capilla, “Los Mártires” en el lugar donde perecieron aquellos guerreros españoles y donde muchos de ellos fueron enterrados.


Garrido participó en la exploración de Michoacán y recibió el reconocimiento por sus servicios por parte del rey de España. Fue nombrado portero de la ciudad, pregonero (guardián del acueducto) y posiblemente un puesto equivalente al de administrador de la ciudad. Garrido adquirió tierras agrícolas en las afueras de Tenochtitlán, donde plantó las tres primeras semillas de trigo, cultivadas en Nueva España y, muy probablemente, el primer trigo de América. Permaneció en la zona cultivando trigo y produciendo harina, se casó y formó una familia.


Algunos años más tarde, encabezó una expedición minera de oro, con una cuadrilla de esclavos; luego, en 1533, se unió nuevamente a Cortés a cargo de un escuadrón de africanos esclavizados e indios que se dirigieron a Baja California para trabajar en la minería. Después de regresar de esta expedición, Garrido vivió tranquilamente en su casa de la Ciudad de México durante once años más y murió en 1547 a los 67 años de edad, poco después de la muerte de su gran amigo Hernán Cortés. Garrido dejó esposa y tres hijos.


La historia de Juan Garrido es única porque fue documentada por el etnólogo Richardo Alegría y contiene muchos detalles. Pero hubo muchos otros “conquistadores negros” que exploraron, lucharon por la corona española y fueron compensados con una parte de las riquezas saqueadas a los mexicas. La mayoría buscó la libertad de la esclavitud como primera recompensa y luego recibió tierras, dinero, nombramientos políticos y pensiones.


Estos descendientes africanos favorecidos, sin embargo, eran un número minúsculo de las personas de color esclavizadas que constituían la mayoría de los negros traídos a Nueva España. En el próximo artículo continuaré su historia y su aparición en San Miguel.

16 visualizaciones1 comentario

1 Comment


Alfonso Pirador
Alfonso Pirador
Jul 08

Muy interesante Natalie. Y viene l caso porque creo que Bernal Diaz del Castillo no menciona nada sobre la presencia de los negros en su "Historia Verdadera de la conquista de la Nueva España"

Por otro lado, te pregunto si tu sabrás algo de esto: Alguna vez escuché que uno de los generales de Hernán Cortés era un tal "JUAN TIRADO" y ya sabemos que aquí en San miguel hay un ejido llamado "ejido de tirado" ¿Habrá alguna conexión? saludos.

Like
End of post
bottom of page