top of page
  • Natalie Taylor

HISTORIA DEL ARTE EN SAN MIGUEL: Nicolás, cosechador de estrellas

Casi todo el mundo está familiarizado con el renacimiento artístico de San Miguel de Allende en la década de 1940, con la llegada de tres personas ajenas a la comunidad. José Mojica, tenor y estrella de cine mexicano; Cossio del Pomar, artista y diplomático peruano; y Stirling Dickinson, artista y visionario de Estados Unidos.


Los tres hombres vieron la ciudad colonial de San Miguel, que había caído de su antigua gloria a un estado de decadencia, no como una comunidad moribunda, sino como una belleza que debía ser preservada y devuelta a la vida. Se unieron para comenzar un programa de preservación y protección de los edificios antiguos, moviendo lentamente a la ciudad hacia el lugar que le corresponde como una de las ciudades más hermosas del mundo. Cossio del Pomar y Stirling Dickinson fueron un paso más allá, fundaron una escuela de Bellas Artes que elevaría el prestigio artístico y cultural de la ciudad.

Una vez que se estableció la escuela y se le otorgaron privilegios como escuela de educación superior y capacidad para otorgar títulos, los dos hombres se propusieron traer artistas de renombre de todo el mundo. Y lo lograron plenamente, con profesores y artistas visitantes como Federico Cantú, David Alfaro Siqueiros, Romeo Tabuena, Alexander Archipenko, Eleanor Coen, Pedro Martínez, James Pinto y muchos otros, demasiado numerosos para enumerarlos. El Instituto Allende se convirtió en una prestigiosa facultad de artes, que atraía a estudiantes de todo el mundo, así como a artistas que llegaban para quedarse por un corto o largo plazo, que prosperaban y dejaban sus obras en las paredes de espacios públicos y en galerías.


Algo que destaca entre estos artistas es que todos eran forasteros. Por supuesto, muchos eran artistas mexicanos, pero ninguno de ellos oriundo de San Miguel de Allende. Pero todo eso cambió con un hombre: Jesús Nicolás Cuellar, un chico local, nacido y criado en San Miguel. Y lo más especial de él, es que no era simplemente un aficionado al arte, era un verdadero artista que dejó una importante obra en esta ciudad. Cuellar dijo una vez que San Miguel era el mejor lugar para vivir, pintar y morir, y de hecho permaneció aquí hasta su último aliento.



Hace unos dos años me encontré con sus obras de una forma completamente inesperada. Estaba en la Biblioteca Pública cuando escuché a una mujer hablar sobre un anuncio. Curiosa, le pregunté qué estaba anunciando. Me habló de una nueva exposición de las obras de arte de su padre en el Teatro Ángela Peralta. En esos momentos yo estaba escribiendo sobre arte en San Miguel para el periódico Atención, investigando tesoros artísticos antiguos y entrevistando a artistas actuales.


Sin tener idea de quién era su padre, primero le pregunté si era sanmiguelense, a lo que ella asintió, y luego, emocionada por conocer a un artista local, seguí con: “¿Cree que podría entrevistarlo?” Fue entonces cuando me enteré que tenía al menos doce años de retraso, Jesús Nicolás Cuellar había muerto en 2010. Hortensia Cuellar Pérez, su hija, no me reprochó mi ignorancia, sino que me invitó a la inauguración del espectáculo. No solo conocí a este importante pintor sanmiguelense y vi sus maravillosas obras de arte, Hortensia se convirtió en una buena amiga que es parte de mi vida hasta el día de hoy.



Dos ejemplos de la obra de Cuellar, que muestran la variedad de temas y estilos. Jesús Nicolás Cuellar era el hijo menor de su familia, nació el 10 de septiembre de 1927. Como los otros hermanos eran mucho mayores, creció casi como hijo único, en un mundo mágico que creó en su propia cabeza. Su talento en el dibujo y la pintura fue reconocido y alentado por las monjas de su escuela primaria. Fomentaron sus habilidades artísticas pidiéndole que dibujara siempre que fuera posible. Pronto se hizo conocido como el "niño del arte" en su clase. Sobre todo, Nicolas puso su corazón y alma en sus pinturas. Una de las declaraciones más hermosas que he escuchado en mi vida fueron las palabras del padre de Nicolás. Cada vez que regresaba del trabajo, se volvía hacia su hijo menor y le decía: “Encuéntrame en el tiempo y dame tu pensamiento”. No puedo pensar en palabras más poderosas o alentadoras de un padre que éstas, y no tengo ninguna duda de que se convirtieron en parte de su estímulo e inspiración.


La educación formal de Nicolás terminó en la secundaria y pasó a ganarse la vida en cualquier trabajo ocasional que sus hermanos mayores le encontraran. Estuvo un tiempo trabajando en la Fábrica Aurora cuando todavía era una fábrica textil, una nota a pie de página interesante, ya que su trabajo finalmente se exhibió en una de las principales galerías de arte de allí. En 2016 realizó una exposición en una muestra titulada “Tejedor de Sueños”, en la galería Scott Foreman.

 

Aquí se muestra una pintura que lleva ese título—Tejedor de Sueños.


Cuando tenía 21 años, Nicolás se casó con el amor de su vida: María Socorro González “Coco”, y formaron una familia; ella solo tenía 18 años en ese momento. Fueron a la Ciudad de México y una vez más se reconoció el talento de Nicolás y fue aceptado en la reconocida escuela de arte Academia San Carlos. De hecho, fue un gran honor y un reconocimiento a sus habilidades como artista.


Desafortunadamente, su formación en San Carlos duró poco porque su madre enfermó y él y Coco tuvieron que regresar a San Miguel de Allende. El regreso a San Miguel no puso fin a su carrera artística, al contrario, resultó ser una bendición. Nicolás conoció a Stirling Dickinson quien quedó impresionado con su trabajo y le ofreció una beca en el Instituto Allende. Aquí se rodeó de grandes artistas como James Pinto, Romeo Tabuena, Jack Baldwin y José Chávez Morado. Estos famosos artistas habían formado "El Club de la Llave", un grupo privado al que sólo se invitaba a los mejores estudiantes, y Nicolas fue honrado con una invitación. Con el apoyo de estos artistas, Nicolas solicitó una beca en el Museo de Bellas Artes de Brooklyn, y fue aceptada en 1959. Pero en 1963, cuando John F. Kennedy fue asesinado, ante la agitación en los Estados Unidos, Nicolas regresó a México.


Con Coco y sus seis hijos se instalaron en una casa de la calle Jesús, donde Nicolás también tenía su estudio. Fue un pintor prolífico y probó muchos estilos artísticos diferentes a lo largo de su vida, desde el realismo al expresionismo, pasando por el surrealismo e incluso pinturas abstractas. “Cosechar estrellas es lo que hacemos los artistas”, decía. También hizo algunas esculturas excelentes, pero se mantuvo fiel a lo que más amaba: lienzo, pinturas y un pincel.


Espacio de trabajo de Cuellar: Coco, su esposa a la izquierda y un joven Nicolás a la derecha.


Nicolás no fue un gran promotor de su arte; en cambio, prefería sentarse en el Jardín y hablar con la gente, y todavía se le recuerda por su cualidad de involucrar a la gente e intercambiar historias. Aún resuenan sus coloridas declaraciones, como un deseo que alguna vez expresó: “Quiero ser un arlequín, un duende, un mago, un artista, un peón de ajedrez y un rey en la pintura”.



Cuando Nicolás Cuellar falleció en 2010, dejó en sus pinturas muchas representaciones surrealistas de la vida en México y, en particular, de San Miguel de Allende tal como era cuando era niño. Es una ciudad de ensueño, un paisaje infantil lleno de magia, belleza y color.


Un símbolo particular de San Miguel se convirtió casi en una segunda firma en las pinturas de Cuéllar: la Parroquia; que reaparece en muchas de sus pinturas, independientemente del estilo o de la época en que las pintó.



Ya sea que la pintura sea una representación bastante realista del paisaje urbano o una visión surrealista con elementos del cubismo, la Parroquia está ahí. Es posible que lo encuentres como una gran figura central en algunas de las obras, a veces casi escondido a un lado, o incluso como una pequeña estructura parecida a un juguete dentro de un fondo fantástico. La Parroquia es emblemática de San Miguel, tanto como el propio Nicolás Cuellar.


Hay una exhibición actual de las obras de Cuellar en el Teatro Ángela Peralta, y estará allí el resto de la semana. Les recomiendo que pasen por la exposición y vean algunas de las maravillosas pinturas que se exhiben. Conozcan a un importante artista que nació, vivió y murió en la ciudad. Ha sido nombrado oficialmente por la ciudad como “el pintor de San Miguel de Allende para el mundo”. También puede visitar su sitio web en: www.cuellargallery.com

14 visualizaciones0 comentarios

Comments


End of post
bottom of page