top of page
  • Natalie Taylor

HISTORIAS DE SAN MIGUEL: Padre Eusebio Espinosa

Uno de los aspectos fascinantes de San Miguel es su largo recorrido hacia el pasado. La fundación de la ciudad se remonta a 50 años después de que Cristóbal Colón desembarcara en el Nuevo Mundo. Pasaron veinte años antes de que un conquistador español fundara la ciudad más antigua de Estados Unidos, San Agustín y cuando los padres peregrinos desembarcaron en Plymouth en 1620, nuestra era ya una ciudad importante: San Miguel el Grande.


Cuando me refiero a los principios de San Miguel, marco sus inicios con la llegada de los conquistadores españoles. No se trata de un desprecio de la presencia prehispánica, hubo una populación indígena aquí durante mucho tiempo antes de que esto se convirtiera en parte de las colonias de España. Sin embargo, todos los cuentos que relato fueron documentados por los españoles y los descendientes de los primeros habitantes, historias que abarcan un total de 530 años.


Durante esos cinco siglos abundan los cuentos, verdaderos y apócrifos. Sigo descubriendo fragmentos por casualidad, a través de fuentes históricas escritas; de historiadores locales; y, a menudo, de boca a boca de los residentes que han vivido aquí toda su vida y cuyos antepasados llegaron siglos antes. Algunas historias han circulado durante tanto tiempo que adquieren el tono de verdad y las fronteras entre historia y leyenda se vuelven borrosas.


La siguiente historia, aunque tiene sabor a leyenda, lamentablemente fue un hecho real. Tuvo lugar en el Oratorio.



Era mediado de julio de 1924 y el padre Eusebio Espinosa Tovar se encontraba en su celda del Oratorio. Su habitación estaba en el piso superior, en la esquina entre el atrio del templo y los altos muros que conectan con el templo de La Salud. El padre Eusebio había elegido esta habitación porque una ventana le permitía ver la Plaza de la Soledad y todas las actividades que allí se desarrollaban. Su celda, a modo de atalaya, era un lugar ideal para contemplar el cielo azul sanmiguelense.


Desde su posición privilegiada podía ver y oír a la gente reunida en la plaza, dirigiéndose al mercado Ignacio Ramírez, un gran mercado que se había construido en 1889. Lamentablemente en 1969, el mercado fue derribado y una estatua ecuestre de Ignacio Allende fue colocado en el centro de la plaza, ahora llamada Plaza Cívica. Pero cuando el padre Eusebio se alojaba en su celda, el mercado estaba en su apogeo y habría visto gente yendo y viniendo, para luego pasar por su ventana rumbo a la calle Insurgentes. A lo lejos podía distinguir las siluetas azuladas de la Sierra de Santa Rosa y observar la puesta de sol, creando magníficos colores en el cielo.



El padre Eusebio tenía un carácter gentil y bondadoso y se había unido a la congregación hacía poco tiempo. Provenía de una familia de ricos terratenientes; su padre, Cesáreo Espinosa, tenía un rancho famoso por confeccionar prendas de cuero para los ganaderos.


Las campanas de la iglesia acababan de tocar el ángelus y el padre Eusebio, breviario en mano, caminaba de un lado a otro de su celda, pronunciando oraciones. Un fuerte y repentino golpe resonó en su habitación y el suelo simplemente se rompió, derribando al padre Eusebio junto con los escombros. Desapareció bajo piedras, vigas rotas y una espesa nube de polvo. Los sacerdotes y seminaristas oyeron el fuerte ruido y corrieron inmediatamente en la dirección de donde venía. Cuando abrieron la celda del padre Eusebio, vieron inmediatamente que el piso se había derrumbado hasta el nivel inferior: había un hueco gigante y el polvo se estaba acumulando en el aire.


Bajaron corriendo las escaleras y, una vez allí, se les unieron los escolares. Todos empezaron a cavar entre los escombros. Algunos de los más decididos comenzaron a tirar de las vigas que impedían su paso. "¡Ten cuidado!" Gritaron los sacerdotes: "¡Pueden causar más daño!"


La desesperación se dibujó en los rostros de todos. Había muchísimas vigas caídas, algunas de más de doscientos años. Las vigas habían aplastado todo lo que había en la habitación inferior, como si formaran una sábana, dificultando las labores de rescate. Pero pasados los primeros momentos de confusión y desorden, se coordinaron los trabajos para retirar rápidamente los escombros. Los juntaron en una gran pila, como una cadena montañosa. Los estudiantes del interior pasaron los escombros a otros del exterior.


Aproximadamente media hora después apareció el padre Eusebio. Estaba inconsciente, su cuerpo oprimido por parte del suelo derrumbado. Lo sacaron rápidamente y lo llevaron a una habitación donde le brindaron primeros auxilios. Recuperó la conciencia y sonrió al abrir los ojos para ver los rostros aterrorizados, sudorosos y polvorientos de quienes lo rodeaban.


"¿Cómo te sientes?" preguntó el padre Gregorio Hernández, el Propósito. “Bueno, reverencia, a mí no me pasó nada”, dijo el padre Eusebio. "Sólo un susto y una caída". "¡Excelente! Dios quiera que así sea”, dijo el padre Gregorio.


Pero el 12 de julio, sólo unos días después del incidente, el padre Eusebio falleció a causa de sus heridas. El accidente conmocionó y entristeció a los sanmiguelenses. Años más tarde, sus hermanas hablaron sobre el tiempo que pasaron junto a su cama después de la caída. Estaban llorando, viéndolo tan mal, pero él las consoló diciéndoles que lo que estaba pasando era la voluntad de dios. Luego añadió algunas palabras proféticas: “Estamos en vísperas de tiempos muy difíciles para la iglesia. Muchos sacerdotes serán mártires…” Se sintió en paz al morir antes de que ocurrieran esos acontecimientos.


Y efectivamente, dos años después, el 31 de julio de 1926 comenzaron las sangrientas Guerras Cristeras que se saldaron con numerosas muertes tanto del clero como de la población secular. La casa de la familia Espinosa, una casa llamada Pachón, estaba ubicada frente al correo, y allí vivieron sus hermanas hasta su muerte. En la casa quedaron muchos objetos religiosos, como una Virgen de los Dolores de tamaño natural y una escultura de la Virgen de la Luz. Hasta 1952 aún se podía ver el piano familiar, parte de su selecta biblioteca. Todas estas cosas han desaparecido.





Adaptación de una historia de Ciudad de San Miguel de Allende, por Cornelio Lopez Espinosa, paginas 29 – 31.

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


End of post
bottom of page