top of page
  • Natalie Taylor

LA MEZCLA DE HISTORIAS: San Miguel y Guanajuato

Este fin de semana visité a uno de nuestros vecinos más cercanos, la Ciudad de Guanajuato, capital del estado del mismo nombre. La ciudad de Guanajuato y San Miguel de Allende están unidas por la geografía, la demografía y una historia compartida. Ambas ciudades se encuentran dentro del Bajío, un territorio rico en montañas con minerales de plata y valles fértiles, clima templado y suficiente lluvia para sustentar la agricultura. La demografía de las dos ciudades también es similar; ambos son anfitriones de una importante población de expatriados dentro de una próspera comunidad local que ha mantenido su cultura e identidad. Y, estamos muy unidos por la historia. San Miguel de Allende fue el lugar donde se inició la Guerra de Independencia, y Guanajuato representó la siguiente etapa importante en la evolución de la guerra.


La Alhóndiga de Granaditas fue testigo de un hecho histórico que unió a las dos ciudades para siempre. El enorme edificio es arquitectónicamente austero, sin apenas elementos decorativos en el exterior; cubre un cuadrado de bloque completo y se eleva 75 pies de altura, y originalmente era un depósito de granos. Los gruesos muros lo convertían en un lugar perfecto para buscar refugio.



El 16 de septiembre de 1810 Ignacio Allende de San Miguel y el Cura Miguel Hidalgo del pueblo vecino de Dolores, condujeron a los ejércitos insurgentes a San Miguel. La multitud de rebeldes clamaba por la muerte de los españoles que habían ostentado el poder y abusado de la población indígena y mestiza. Aterrorizados por el levantamiento, los españoles recogieron sus pertenencias, abandonaron sus hogares y huyeron para salvar la vida. Cerca de 400 hombres, mujeres y niños españoles se escondieron detrás de las paredes y puertas aparentemente impenetrables de la Alhóndiga. A ellos se les había unido un gran contingente de tropas realistas que los protegieron con sus armas de fuego y mantuvieron a raya a los insurgentes.



Construido como una verdadera fortaleza, la Ahondiga pudo resistir los ataques, mientras las fuerzas realistas esperaban refuerzos. El asedio duró dos semanas, hasta el 28 de septiembre, cuando un sanmiguelense de nombre El Pípila se abrió paso entre los intercambios de fuego, protegido por una gran piedra atada a la espalda. Llegó a la puerta principal y le prendió fuego con una antorcha.


Los insurgentes se precipitaron y masacraron a casi todos los que estaban escondidos dentro. Fue una masacre de inocentes, otro terrible ejemplo de los daños colaterales de la guerra.


El ejército insurgente luego avanzó, con la esperanza de una independencia rápida mientras se abalanzaban por la tierra. Al principio, la victoria parecía estar a la vista, pero solo cuatro meses después los líderes del Ejército Insurgente fueron hechos prisioneros y en junio de 1811 fueron ejecutados Ignacio Allende, Miguel Hidalgo y otros rebeldes.


Y entonces llegó el último acto de venganza por la muerte de los españoles masacrados en la Alhóndiga. Los cuerpos ejecutados de Ignacio Allende, Miguel Hidalgo, Juan Aldama y Mariano Jiménez fueron decapitados, las cabezas colocadas dentro de jaulas de metal y colgadas en las cuatro esquinas de la Alhóndiga. Las cabezas permanecieron durante los siguientes diez años como un ejemplo aterrador para quienes luchaban por la independencia, hasta que México finalmente se convirtió en una nación soberana en 1821.


Hoy, la Alhóndiga de Granaditas es un museo que cuenta no solo esta sombría historia, sino que también tiene muchas obras de arte coloniales y una gran colección arqueológica de la era prehispánica. Hay figuras de dioses aztecas mayores y menores, vasijas de cerámica y una gran variedad de artefactos de diferentes regiones de México.



Pero la historia de la Alhóndiga de Granaditas todavía ocupa un lugar central, y es uno de los vínculos más importantes entre nuestras dos ciudades porque se dice que el Pipila nació en San Miguel de Allende. Una placa en una casa en Barranca hace esa afirmación. Los historiadores no están de acuerdo si se trata de un hecho o una leyenda, o incluso si era un individuo real o solo una metáfora. Pero a la gente de San Miguel le encanta reclamarlo como un hijo nativo, y su estatua se encuentra tanto en San Miguel de Allende como en la ciudad de Guanajuato. Incluso hubo una moneda de cinco pesos para conmemorarlo a él y la toma de la Alhóndiga. Todo esto está en exhibición en el museo; una visita que vale la pena.



10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

תגובות


End of post
bottom of page