top of page
  • Natalie Taylor

LOS ARTISTAS DE SAN MIGUEL DE HOY: Paisajes y visiones de ensueño

Me encontré con la obra de Mila Villasana por casualidad. Estaba almorzando con una amiga en Oko, un restaurante asiático de la ciudad, y me encontré con Alex Slucki, otro amigo. Alex nos dijo que participó en la facilitación de una gran obra de arte que cubrirá dos paredes opuestas del restaurante. Luego sacó su teléfono y nos dio una vista previa de esas imágenes.



Siempre he apreciado arte onírico, donde las imágenes son hermosas representaciones de un mundo mágico. Me recuerdan a los libros de cuentos de hadas elaboradamente ilustrados del siglo XIX que me encantaba hojear cuando era niño. Esto es lo que vi en la ilustración propuesta por Mila para el restaurante: una distorsión de la realidad, una mejor interpretación del mundo.


Mi interés por este tipo particular de arte se traslada a lo que me gusta llamar surrealismo “benigno”: escenarios fantásticos sin imágenes grotescas. Por ejemplo, las pinturas de René Magritte

frecuentemente muestran paisajes reconocibles, ya sea distorsionado o que contienen algo extraño que está claramente fuera de lugar. Aunque Magritte vivió los horrores de la ocupación nazi durante la Segunda Guerra Mundial, optó por evitar mostrar las atrocidades de esos años. En cambio, recurrió a temas agradables en busca de inspiración: “Vivo en un mundo muy desagradable y mi trabajo pretende ser una contraofensiva”, dijo. Su representación de la torre de Pisa, sostenida por una gran pluma, es un gran ejemplo de extrañeza, pero no de monstruosidad.





Las pinturas de Joan Miró, otro renombrado surrealista, gustan por sus hermosas combinaciones de colores. Paul Delveaux y Georgio de Chirico son otros dos surrealistas cuyas obras son materia de sueños. Se pueden considerar pueblos desolados con seres extraños que rayan en visiones de pesadilla, pero estos dos artistas rara vez muestran imágenes desgarradoras. En cambio, te arrastran a un mundo de "otredad".


Por el contrario, el pintor surrealista Salvador Dalí, a menudo profundizaba en imágenes aterradoras y macabras, como en su pintura “Rostros de la guerra”. Uno de los "surrealistas oscuros" más famosos fue Zdzislaw Beksinski, quien pintó escenarios aterradores e inquietantes con seres de otro mundo que uno no desearía encontrar jamás. Un ejemplo es su “Enredadera Nocturna”, que muestra un lugar distópico y una criatura disecada moviéndose a tientas.


Estas son, por supuesto, preferencias personales y de ninguna manera una crítica a ninguna obra de arte o artista. Sin embargo, me sorprendió gratamente encontrarme con una joven

cuyo cuadro me pareció agradable y técnicamente logrado.


Tal es la pintura de la izquierda donde las bicicletas aparecen en un paisaje irreal y las sombras surcan la tierra en tonos rosados con líneas turquesas. Sus pinturas e ilustraciones se encuentran entre el surrealismo y el realismo mágico.








Mila Villasana vive en San Miguel pero llegó hasta aquí dando un rodeo. Nació en Cuernavaca, México, pero cuando tenía ocho años su familia se mudó a Burlington, Vermont. Su padre encontró un trabajo como joyero y se asoció con un comerciante de joyas. Vivieron allí hasta que ella cumplió 20 años, pero como era indocumentada no pudo ingresar a la universidad en Estados Unidos. Un rayo de esperanza apareció cuando Canadá le ofreció la posibilidad de estudiar allí, pero esas esperanzas se desvanecieron cuando se negaron. Cuando regreso a México encontró un problema similar; sus expedientes escolares en Estados Unidos eran “indocumentados” para el gobierno mexicano. Fue un período muy difícil, en el que Mila pasaba tiempo en casa de sus padres lamentándose de su destino y sintiéndose incapaz de seguir adelante. Su padre finalmente le dio un ultimátum, insistiendo en que se fuera de la casa para vivir por su cuenta. Este movimiento de “amor duro” fue lo mejor que le pudo haber pasado.

Mila se mudó a la ciudad de Guanajuato y trabajó en diferentes puestos para ganarse la vida. Fue barista, luego asistente personal, y en cada puesto aprendió valiosas lecciones. Durante este tiempo ella estuvo en “modo de supervivencia”. Lo que Mila siempre había querido era hacer ilustraciones y diseño. Desde pequeña siempre estaba dibujando; y en la escuela secundaria en Vermont tuvo la oportunidad de estudiar diseño e ilustración a través de un programa tecnológico en su escuela.


Realizó el curso durante dos años y aprendió muchos aspectos del oficio, incluido Photoshop, producción cinematográfica, dibujo y pintura. La pintura de la izquierda fue un trabajo encargado por una pareja en su boda. Pintó una imagen realista de su amado perro y un entorno forestal donde les gustaba caminar.

Finalmente Mila se mudó a San Miguel de Allende y su carrera despegó cuando se involucró con diferentes organizaciones sin fines de lucro. Su primera etapa fue con “Libros para Todos”, y luego realizó carteles para el Festival Food in Film. A medida que hizo conexiones, se le presentaron otras oportunidades: portadas de revistas, carteles y portadas de libros.


Uno de los primeros libros que ilustró fue las memorias de Paul Carlino, luego la portada de un libro infantil para Alex Slucki y luego el cartel de una película para un documental: Las Abogadas. Este último fue muy bien recibido por el público y se centra en el trabajo realizado por un grupo de abogadas –estadounidenses y mexicanas– que abogan y ayudan a los migrantes.



Mila se siente bien viviendo aquí y está abierta a clientes potenciales para portadas de libros, ilustraciones, carteles y otras obras de arte. A ella le gusta San Miguel de Allende porque “la gente de aquí tiene un propósito y echa raíces”. Como se mencionó, actualmente está trabajando en una pintura a gran escala que se asemejará a un mural para las paredes del restaurante Oko. Creo que realmente mejorará el entorno y es apropiado para el tema. Si desea ponerse en contacto con Mila, puede enviarle un correo electrónico a: mila.villasanar@gmail.com o visitar su sitio de Instagram.

18 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


End of post
bottom of page