top of page
  • Natalie Taylor

NOTA A PIE PARA UNOS, EVENTO HISTÓRICO IMPORTANTE PARA OTROS

El batallón de San Patricio



Cada año el 12 de septiembre se realiza una ceremonia en la Ciudad de México; un evento que conecta a México, Estados Unidos e Irlanda. No es una celebración de la vida, sino un recuerdo de muchas muertes ocurridas ese día de 1847, culminación de una serie de actos vergonzosos perpetrados en suelo mexicano por Estados Unidos. Poco se menciona sobre este evento en los libros de historia al norte de la frontera; y con razón: el vencedor no sólo se queda con el botín, sino que también le gusta reprimir cualquier recuerdo desfavorable.


Para comprender plenamente lo que ocurrió debemos retroceder el reloj hasta 1845, cuando James Polk asumió la presidencia de los Estados Unidos. Fue un entusiasta defensor del Destino Manifiesto: la creencia de que la superioridad racial y cultural de la población blanca protestante les otorgaba el derecho divino de ampliar las fronteras y ocupar todo el continente norteamericano. Los pueblos indígenas no merecían tener estas tierras. Los esclavos africanos, por supuesto, estaban incluso más allá de esa franja: una clara justificación para la esclavitud.


La frontera sur era entonces fluida, particularmente a lo largo de la frontera entre Texas y México. Texas había sido colonizada originalmente por España, cayó bajo control francés y luego pasó a formar parte de México hasta 1836, cuando se declaró estado independiente. Finalmente, en 1845, fue anexado como el estado número 28 de la Unión, creando un poderoso aliado de los Estados Confederados y los propietarios de esclavos. Como parte de México, los negros habrían sido libres, porque la esclavitud había sido abolida en México en 1829. Obviamente, el vasto territorio de Texas era muy importante para quienes querían mantener la esclavitud en los Estados Unidos. La situación de Texas estaba plagada de problemas debido a conflictos sobre cultura, propiedad e ideología. Lo más importante es que México nunca había aceptado la retirada de Texas del país, alegando que todavía era territorio mexicano. Como un montón de leña seca, todo lo que se necesitaba era una chispa.



La disputa continuó: Estados Unidos reclamaba el Río Grande como frontera natural y México insistía en que era el Río Nueces, al norte de San Antonio. El área entre los dos ríos se convirtió en territorio en disputa. Los planes expansionistas de Polk incluían reclamar California, Nuevo México y otras tierras a lo largo de la frontera sur. Primero ofreció comprar las tierras, pero el gobierno mexicano ni siquiera lo consideró. Frustrado, Polk decidió adquirir el terreno de otra manera. Envió tropas estadounidenses a Texas para provocar a los mexicanos a la guerra. En abril de 1846 estalló una escaramuza entre mexicanos y estadounidenses en el territorio en disputa. Se hicieron disparos y murieron soldados de ambos bandos. Esto era exactamente lo que esperaba Polk: utilizó la muerte de los estadounidenses como excusa para declarar la guerra a México. Y así comenzó el alistamiento de jóvenes para cruzar la frontera e invadir México. Y es aquí donde entra en juego la conexión irlandesa.


Muchos jóvenes irlandeses habían emigrado a los Estados Unidos después de la hambruna de la papa en Irlanda en 1845. Vinieron en busca de trabajo, con la esperanza de enviar dinero a sus familias. Los irlandeses no fueron bien recibidos en Estados Unidos, sobre todo porque eran católicos en un ambiente protestante. Fueron discriminados, menospreciados, mal pagados y empujados a los márgenes de la sociedad, y no se les permitió asistir a misa católica. Cuando se declaró la guerra contra México, muchos de ellos fueron inmediatamente reclutados y otros fueron tentados a unirse con promesas de grandes recompensas posteriores. Ante lo que parecía una buena oportunidad para seguir adelante, muchos se unieron por voluntad propia.



Cuando estos jóvenes llegaron al Río Grande, vieron iglesias católicas al otro lado y decidieron unirse al culto. No les llevó mucho tiempo encontrar más puntos en común con sus vecinos del sur, y unos 200 hombres desertaron, siguiendo su conciencia. Formaron el Batallón de San Patricio y se unieron a los mexicanos en su lucha por mantener la soberanía nacional.


Las fuerzas militares más fuertes de los Estados Unidos prevalecieron y en 1847 llegaron a la Ciudad de México. Los hombres del Batallón de San Patricio habían luchado valientemente junto con los

mexicanos y no se rendirían hasta que fueran capturados. La mayoría recibió duras sentencias de prisión y marcas con una “D” (de desertor) en la frente. Pero aparentemente esto no fue lo suficientemente duro para los invasores. En el transcurso de tres días, a partir del 10 de septiembre, cincuenta hombres fueron ejecutados. La “ejecución espectáculo” más espantosa tuvo lugar el 13 de septiembre, cuando 30 jóvenes fueron conducidos a la horca a caballo.


Cuando se arrió la bandera mexicana y se izó la bandera estadounidense sobre suelo mexicano, los condenados fueron “lanzados a la eternidad”, como informarían más tarde los periódicos estadounidenses. Fue la mayor ejecución colectiva jamás ordenada por el ejército estadounidense.


Los mexicanos continuaron la lucha para expulsar a los invasores hasta que los estadounidenses decidieron retirarse y firmaron un tratado el 2 de febrero de 1848. Los términos del tratado eran despiadados: México tuvo que renunciar no sólo a Texas, sino a la mayor parte de California, Colorado, Nuevo México, Utah, Arizona, Nevada y Wyoming. Todos los territorios conquistados fueron incorporados a Estados Unidos, despojando a México de casi el 50% de la tierra. Entonces, ¿por qué Estados Unidos no se apoderó de todo el país? Tenían el poder militar para apropiarse de tierras y ciertamente podían justificarlo con su abominable razonamiento racista.


La respuesta está en lo que cambia el rumbo contra cualquier idea moralmente corrupta: las voces fuertes de aquellos que no apoyarán tales acciones. Muchos en el Congreso estadounidense de 1848 vieron toda la campaña militar como una invasión injustificada de un estado soberano. Entre ellos se encontraba un joven congresista, Abraham Lincoln, quien llamó a Polk mentiroso en su cara: “de principio a fin, el más puro engaño”, dijo Lincoln. Tomando las tierras recién conquistadas, Estados Unidos las dejó en paz.


Hoy, los San Patricios son una nota olvidada en la historia de Estados Unidos. Pero en México e Irlanda son héroes que murieron por una causa justa. En la Ciudad de México hay una placa en honor a esos hombres y un escuadrón de gaiteros mexicanos rinde homenaje mensualmente.


Cada 12 de septiembre, se organiza una ceremonia en la Ciudad de México y en Clifden, Irlanda, para recordar a estos hombres. En ambos lugares ondea una bandera mexicana como homenaje al legado compartido entre los dos países. La placa dice: “En memoria de los soldados irlandeses del heroico Batallón San Patricio, mártires que dieron su vida por la causa de México durante la injusta invasión estadounidense de 1847”.


Los nombres de todos esos hombres están grabados en la piedra, cada nombre se lee en voz alta durante la ceremonia anual y después de que se da cada nombre, la multitud responde con ¡Murió por México! ​La semana que viene, recordemos a estos hombres héroes que dieron su vida por México.

21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


End of post
bottom of page