top of page
  • Natalie Taylor

PRIMAVERA Y RENACIMIENTO

Actualizado: 18 mar 2023

Los fenómenos naturales siempre han fascinado al ser humano. Curiosos y asustada por los desconcertantes y caóticos eventos de la naturaleza, la gente los explicaba a través de historias inventadas sobre objetos celestes y eventos a su alrededor. No es de extrañar que esto condujera a la adoración y reverencia al sol, el mar, las montañas y fenómenos naturales como terremotos, volcanes, tormentas eléctricas y el asombroso poder del fuego y el agua. Los comienzos de la religión se encuentran en esta reverencia y temor.



El mito de la muerte y el renacimiento, se puede encontrar en la mayoría de las civilizaciones; estrechamente relacionado con la aparente desaparición de la naturaleza en invierno y el renacimiento en primavera. En el mundo antiguo, la llegada de la primavera a menudo se relacionaba con relatos míticos de una deidad que perece y vuelve a la vida; un paralelo a la posterior fiesta cristiana de la Pascua.


Los antiguos egipcios creían en el dios Osiris, que fue asesinado por un rival. Su cuerpo fue hecho pedazos y esparcido por la tierra. Cuando la diosa Isis reunió los pedazos y los colocó en una tumba, Osiris resucitó de entre los muertos. Se convirtió en el dios de la fertilidad que daba vida a las plantas después de la crecida anual del Nilo.


Un hermoso mito griego cuenta la historia de Perséfone, de quien se enamoró Hades, el dios del inframundo. Persuadió a su hermano, el dios gobernante Zeus, para que le permitiera robarla. Mientras Perséfone se distraía de su amada madre Deméter, la diosa de la cosecha, Hades secuestró a la joven y la llevó al inframundo. Deméter, angustiada por la pérdida de su hija, buscó implacablemente traerla de vuelta y finalmente amenazó con destruir la cosecha y la cosecha en la tierra. Este ultimátum obligó a los dioses a hacer un trato.



Cada primavera, Perséfone deja a su esposo Hades en el inframundo y regresa a la tierra para reunirse con su madre durante seis meses. Ella se levanta del mundo de los muertos y trae nueva vida con ella cada año. Su llegada es el presagio de la primavera, la alegría y el renacimiento de la vida en la tierra.


La primavera es una época de regocijo en todo el mundo, la renovación de la vegetación es un signo de esperanza de que uno puede esperar lo mismo en su propia vida. En India, el festival de Holi es uno de los más coloridos, donde la gente se cubre con un manto de polvo de colores y baila en las calles. Los huevos también son bastante simbólicos en primavera. La razón es obvia: representan la fertilidad y una nueva vida a punto de estallar. Una antigua tradición china es poner un huevo sobre su extremo ancho el primer día de la primavera. Se cree que lograr la hazaña trae buena suerte y se convierte en "el juego de equilibrio de huevos".


En Bosnia, el uso de huevos en primavera también es un evento divertido. Pero, a diferencia de los chinos, el objetivo no es poner un huevo de cabeza, ¡es romperlo y comerlo en comunidad! Cimburijada, el “Festival de los huevos revueltos”, se lleva a cabo en la ciudad de Zenica, donde los residentes se reúnen a orillas del río Bosnia. Por la mañana, se revuelven cientos de huevos en una gigantesca olla comunitaria y todos comparten la comida.



El equinoccio de primavera, se convirtió en la guía perfecta para el comienzo de una nueva vida cada año. Es el momento en que el sol está directamente sobre el ecuador de la Tierra, haciendo que el día y la noche sean iguales en el tiempo. Muchas culturas celebran este evento de manera única. En la cultura japonesa, este momento especial en el que la noche y el día tienen la misma duración, la creencia es que el Buda aparece para ayudar a guiar a las almas perdidas al más allá. Para honrar esto, las familias japonesas visitan las tumbas de sus antepasados y seres queridos. Limpian y decoran las lápidas, dejan flores, comida y rinden homenaje. Esto es similar a la celebración mexicana del Día de Muertos, pero en Japón se lleva a cabo en primavera.


En México, hay dos lugares principales para celebrar el Equinoccio de Primavera. En la Pirámide de Teotihuacán, o Pirámide del Sol, cerca de la Ciudad de México, miles de personas vestidas de blanco se

reúnen en la base, levantan los brazos hacia el cielo y dan la bienvenida al sol y la energía de la primavera. Algunos suben cientos de escalones hasta la cima para estar más cerca del sol.


El otro lugar está en Chichén-Itzá, donde se lleva a cabo un espectáculo increíble, creado por la ingeniería del hombre y los rayos del sol, a lo largo de la pirámide. Aquí también, miles de personas se reúnen antes de que salga el sol. A medida que sale el sol, sus rayos caen a lo largo de los triángulos del lado de la pirámide. Moviéndose de arriba a abajo, tiene la extraña apariencia de una serpiente gigante que se desliza desde los cielos y entra en la tierra al pie del edificio. Es la supuesta descendencia del dios azteca Quetzacóatl, a quien los mayas adoptaron como Kukulkan, representado como una serpiente emplumada.


Y en San Miguel, también hay una celebración durante el Equinoccio Vernal. Se lleva a cabo en la hermosa reserva natural Charco del Ingenio que será el sábado 18 de marzo de este año a partir de las 5:30pm. ¡Qué maravillosa manera de celebrar la llegada de la primavera: un concierto musical donde la música se mezcla con el sonido de los pájaros y los grillos, al aire libre!



50 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


End of post
bottom of page