top of page
  • Natalie Taylor

BUSCANDO TESOROS ARTISTICOS COMO UN DETECTIVE

Hace algunos meses escribí sobre los desafíos, la frustración y las alegrías de descubrir tesoros artísticos escondidos en San Miguel. Como expliqué en el artículo anterior, obtener información sobre las pinturas y esculturas que albergan las iglesias no es tarea fácil. No existe un repositorio que proporcione un catálogo de obras, y mucho menos identifique al artista, y en qué templo y en qué parte de esa iglesia se puede encontrar una pieza particular de obra significativa. Construyes tu información poco a poco, visitas los templos y tratas de descubrir a qué obra de arte en particular se hace referencia en una breve mención en algún oscuro libro de historia sobre San Miguel. Es posible que simplemente obtenga un informe sobre “la Virgen de la Luz” en algún lugar de la Parroquia, o una pintura del infierno realizada por Martínez de Pocasangre, que “solía estar” en la entrada del templo de San Rafael, La Santa Escuela. Necesitas aprender la iconografía de la Virgen de la Luz, luego revisar cada pintura de la Virgen en la Parroquia y esperar que eventualmente puedas verla mencionada.


Pero todo eso es sólo la primera parte de la historia. Luego descubres que muchas obras no se exhiben en las áreas públicas de los templos. Están escondidas en la sacristía, en el camarín, o incluso, como el cuadro de Pocasangre, en un almacén cerrado con candado. Para acceder a ellos es necesario obtener el permiso de los párrocos o del fraile mayor o hermano. Y llegar a ellos no es fácil. Uno de los templos supuestamente tenía una obra de arte antigua y valiosa. Un día pasé por la notaria y pregunté si sería posible hablar con el párroco y obtener permiso para tomar fotografías de esa obra. Esto es lo que me dijeron. Puedes hablar con el Padre X (no usaré nombres reales aquí), cualquier día de la semana a las 5 p.m. ¿Dónde? Te presenta en el templo y lo espera, es cuando se confiesa. ¿Cada día? Sí, excepto cuando no está aquí. ¿Es posible llamar y agendar una cita? No, lo hace todo él mismo, lleva su propia agenda.


Unos días después de esta conversación, me presenté en el templo exactamente a las cinco de la tarde. Un custodio estaba sentado junto a una mesa en la entrada y le pregunté si vendría el Padre X. Me dijo que sí, que sólo tendría que sentarme y esperarlo. ¿Hay mucha gente delante de mí? Sí, dijo el custodio, delante de usted hay ocho esperando la confesión. Hice un rápido cálculo mental: ocho confesiones, de un mínimo de cinco minutos cada una, significarían esperar al menos 40 minutos pare lo que era básicamente un fragmento de tiempo para programar una cita futura. ¿Por dónde entrará el Padre? Pregunté. Justo a través de esa puerta, respondió el custodio señalando una esquina al costado del altar. Me senté lo más cerca posible de esa zona y esperé. Aproximadamente a las 5:15 se abrió la puerta y entró el padre. Inmediatamente me levanté y me acerqué a él. ¿Padre X? Pregunté. Cuando lo afirmo, me disculpé por entrometerme, y pedí solo un momento para agendar una cita. Lo siento, dijo, no traje mi agenda. ¿Y cuándo tendrá tu agenda? Quizás mañana o pasado, respondió. Estoy aquí todos los días a las 5. Lo que significaría que todos los días, quién sabe cuántos, tendría que repetir el mismo proceso: ¡venir a las 5 y esperar que en uno de esos días él tuviera su agenda a la mano! Padre, dije, todo lo que necesito es su permiso para tomar fotos. Rápidamente le explique mi misión de fotografiar los tesoros artísticos y escribir sobre ellos. Bueno, dijo, tiene mi permiso. ¿Por qué no viene el próximo domingo, media hora antes de misa cuando abrimos las puertas? Le di las gracias y me alejé. Mi tiempo con él no fue más que unos dos minutos. El domingo siguiente estuve allí y, con la luz que entraba desde fuera, el cuadro que estaba buscando estaba bellamente expuesto. El padre X entró y me saludó calurosamente cuando me vio. Le agradecí nuevamente la oportunidad y luego me dijo: ¿Le gustaría entrar a la sacristía? Hay más pinturas allí. Inmediatamente acepté su oferta y los cuadros escondidos en la parte de atrás fueron un verdadero placer.


Luego hay una capilla que siempre me ha fascinado, pero las puertas están cerradas. Descubrí que está bajo el auspicio de la Parroquia, pero ellos no tienen las llaves. ¿Quién las tiene? Pregunté. El veterinario de al lado, fue la respuesta. ¡Claro! ¿No es verdad que las llaves de todas las capillas están en manos de los veterinarios? Esto significa que tengo que ir a su oficina uno de estos días (no tengo mascotas), y ver si eso es realmente cierto, y luego preguntarle si me daría permiso para entrar.


No sé si el señor veterinario es una persona grande o joven, ¡pero espero que sea tan simpático como el hombre de esta pintura del siglo XIX! Los mantendré informados.


En otro templo la historia fue un poco diferente, pero igual de interesante. Había perdido la oportunidad de una charla en la Casa de la Canal de un sacerdote sobre la iconografía del arte religioso. La directora me comento que él tiene bastante conocimiento y decidí localizarlo. Pase por las oficinas, pero desafortunadamente no estaba en la ciudad esa semana. Debería regresar el próximo lunes, dijeron. ¿Puedo agendar una cita con él? Aquí no es posible, me dijeron. Celebra misa todos los días a las 11 y lo que debería hacer es esperarlo en la sacristía, después de la misa y hablar con él directamente. Así que la semana siguiente llegué poco después de las 11 y el padre J ya estaba celebrando misa. Caminé hacia la sacristía y esperé. Aproximadamente a las 11:40 se abrió la puerta y el entró con su indumentaria eclesiástica. Me levanté y esperé mientras llevaba el cáliz a un pequeño altar, lo colocaba allí e hacía la señal de la cruz. Luego me acerqué a él y le expliqué mis razones para estar allí. Realmente me conmovió lo interesado que estaba en mi trabajo y cuánto conocimiento tenía sobre el arte antiguo.


Hablamos durante casi media hora y dijo que estaría encantado de guiarme por la iglesia, pero necesito hablar es el padre superior. ¿Y cómo lo encuentro? Bueno, dijo el padre J, el padre superior celebra misa todos los días por la mañana, así que si viene a la sacristía después….


Y así continúa. Otro viaje, otra espera y, con suerte, permiso para ver y fotografiar los tesoros de ese templo. Nuevamente los mantendré informados.

61 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


End of post
bottom of page