top of page
  • Natalie Taylor

EL MUNDO EN LA VETA DE UNA HOJA: Los botánicos de Jan Hendrix

Ver el mundo en la brizna de hierba

Y el cielo en una flor silvestre

Sostener el infinito en la palma de tu mano

Y la eternidad en una hora


Nada más que las palabras de un poeta, en este caso Robert Blake, captura mejor la obra de arte de Jan Hendrix actualmente expuesta en Citibanamex, en la Casa de la Canal en San Miguel de Allende.



Jan Hendrix es holandés de nacimiento, pero se ha convertido en uno de los artistas más destacados de México luego de vivir en el país desde 1978. Luego de sus estudios iniciales en la Real Academia de las Artes de Holanda, continuó en el Atelier 63 en Haarlem donde adquirió una visión multidisciplinaria del arte. Continuó sus estudios de maestría centrándose en cine, fotografía y artes gráficas, y finalmente se decidió por el papel y la tinta como sus principales medios. Ha realizado numerosas exposiciones internacionales y sus innovadoras y monumentales esculturas de metal son ampliamente reconocidas, así como sus creaciones botánicas únicas. El 18 de agosto de 2023 tuve la oportunidad de entrevistar al Sr. Hendrix y conocer su opinión sobre sus obras y su proceso creativo.


La gran estructura dentro del patio, el “Pabellón de los Espejos IV”, llama la atención de inmediato. Su forma de espiral tiene unos tres metros de altura y uno se siente atraído inmediatamente por su interior. A diferencia de otras estructuras laberínticas en las que uno se sentiría atrapado, dentro de la composición de Hendrix no hay tal sensación pues las paredes de filigrana permiten el paso de la luz y el aire, dándote la sensación de estar siempre en contacto con el exterior. La escultura es la interpretación del artista de los pabellones del siglo XVIII, comunes en todos los jardines de Europa. Está formado por relucientes círculos de acero inoxidable, uno dentro de otro, que actúan como espejos que reflejan al espectador.


Ésta, sin embargo, es la visión macro de la escultura. Una inspección más cercana de las perforaciones revela que el patrón no es aleatorio, sino que se basa en las venas y tejidos de una sola hoja, en este caso la hoja de una higuera de Bengala. Ese es el nivel micro de la escultura. Cada círculo encierra dicha hoja, con la nervadura central en el centro y las venas irradiando desde ella. El efecto completo es uno de acercamiento y alejamiento de la naturaleza, desde lo que se vería a simple vista hasta el tejido foliar más diminuto visto a través de un microscopio.


Hendrix explicó que sus primeros trabajos con la fotografía le han permitido observar la naturaleza y su representación en sus obras, como un director de fotografía que puede acercar y alejar a voluntad. Utiliza este enfoque tanto en sus esculturas como en sus tapices, serigrafías y dibujos.


Le pregunté al Sr. Hendrix cómo crea sus obras. ¿Tiene una imagen completa en mente o simplemente comienza un proyecto y lo deja desarrollarse? La respuesta es que tiene una visión clara de lo que pretende hacer, una concepción completa de cómo será el trabajo final. A veces, dijo, el resultado final es mejor de lo que imaginaba. Aun así, la obra de arte pasa por diferentes etapas, comenzando con el primer “borrador” donde tiene un concepto completamente desarrollado. Luego viene la segunda etapa, donde “todo es confusión”, porque es aquí donde hay que luchar contra las “negaciones” y las preguntas sobre qué se quedará y qué se irá. Finalmente, en la tercera etapa, dice que lidia con la presión del tiempo, ya sea la fecha de una exhibición o sus propias limitaciones.


Sobre la cuestión más amplia de la importancia del “artista” en la sociedad, su respuesta fue que “somos el factor más inútil que crea las cosas más útiles”. Lo cual es cierto ya que, a primera vista, puede parecer que no sirve de nada un pabellón que no actúa como pabellón, ni un gran trozo de tapiz colgado en una pared que ni siquiera proporciona aislamiento. Sin embargo, la importancia del arte es incuestionable para la humanidad y para la civilización, Pablo Picasso aporta una de las mejores razones: “El arte lava del alma el polvo de la vida cotidiana”.


En el tercer piso se encuentra la otra parte de la exhibición de Hendrix, donde varias paredes están cubiertas por tapices gigantes, la mayoría en blanco y negro, o con un toque de hilo metálico. Son representaciones de bosques después de la devastación causada por el fuego. Es innegablemente una declaración sobre los problemas actuales provocados por el calentamiento global, donde tantas partes del mundo están sufriendo incendios devastadores. Los tapices fascinan por su terrible belleza.



Otra sección tiene la colección llamada “Dibujando la distancia”, en la que paneles de imágenes especulares se enfrentan dentro de un solo marco. A un lado hay una imagen en blanco y negro de un bosque, y al otro lado hay un dibujo de una sola planta.


En algunas de estas plantas ha añadido sutiles toques de color con pintura, una divergencia con sus obras monocromáticas. Hendrix explicó que estos surgieron en muchos paseos por áreas boscosas, donde destacó una planta particular que encontró creciendo en cada lugar. Es otra forma de “acercarse y alejarse” de la naturaleza.



El interés de Hendrix por la botánica se remonta a mucho tiempo atrás, a sus primeros estudios de la fotografía. Dice que aborda la obra buscando la “arquitectura interior” de una hoja, para lograr el efecto de “estar dentro de la hoja”. A través de esta perspectiva puede apreciar la fuerza y la fragilidad de una hoja y, por extensión, de la naturaleza misma. Aunque Hendrix no se considera un artista social o político, sus representaciones de la vida vegetal recuerdan claramente el daño que los seres humanos están causando a la naturaleza en todo el mundo.


La exposición en Casa de la Canal continuará durante varios meses, dándonos la oportunidad de ver estas increíbles obras.

59 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


End of post
bottom of page