top of page
  • Natalie Taylor

HISTORIA DEL ARTE EN SAN MIGUEL: El Instituto Allende, Parte I

Uno de los lugares icónicos de San Miguel es el Instituto Allende. Es un lugar popular para celebrar bodas, con uno de los patios más hermosos que aparece al cruzar la enorme entrada. Eso es sólo el comienzo. Hay una galería de arte, una cafetería y, a medida que avanza hacia el patio trasero, se enfrenta a una de las vistas más hermosas de la Parroquia. Y, por supuesto, al lado está la Escuela de Arte fundada por Sterling Dickinson en la década de 1940.



Pero hay mucho más que esto. El Instituto es una reliquia histórica que ha pasado por muchas transformaciones a lo largo de sus tres siglos de existencia. Fue, en primer lugar, la gran casa de uno de los españoles ricos que vino a vivir al pueblo de San Miguel el Grande (hoy San Miguel de Allende). Manuel Tomás de la Canal, un comerciante de la Ciudad de México, llegó a San Miguel en 1731 o 1732 y poco después se casó con María de Hervás. En uno o dos años, construyeron esta mansión que se convirtió en su hogar y el de sus nueve hijos, que nacieron aquí. La casa familiar ocupaba una enorme parcela de terreno: toda una manzana flanqueada por Nemesio Diez al norte y Cardo al sur. Hacia el este, la propiedad se extendía hasta donde se encuentra actualmente la propiedad del Rosewood Hotel. El perímetro occidental llegaba hasta lo que hoy es el Hotel La Aldea. Todo ello era el huerto de la familia, con numerosos árboles frutales. Ancha de San Antonio no existía, era simplemente un campo, que fue convertido en viñedo, uno de los primeros en la Nueva España.


No sabemos qué arquitecto diseñó el edificio, pero fue construido al estilo típico de una rica mansión española. Un exterior sólido con una gigantesca puerta de madera conduce a un espacioso patio con vegetación, una fuente central, flanqueado por columnatas en los cuatro lados.


Todo sigue como era originalmente, aunque muchas de las estructuras han sido restauradas y

renovadas a lo largo de los años. Sin embargo, un lugar permanece como era entonces: la capilla privada de la familia de la Canal.

Una capilla siempre fue característica en una casa adinerada de esa época, un lugar para la oración y para celebrar misa en ocasiones especiales. La capilla privada del Instituto Allende está en la esquina sureste de la propiedad detrás de puertas cerradas con rejas. El interior revela un altar, varias pinturas y objetos religiosos colgados de las paredes. Pero la particularidad está en el techo. Toda la bóveda está decorada con un mural. El valor del mural no radica solo en su belleza anterior, sino también porque sabemos quién lo hizo: Miguel Antonio Martínez de Pocasangre, el mismo que creó los intrincados murales en la iglesia de Atotonilco.




Poco se sabe de Pocasangre, ni siquiera la fecha exacta de su nacimiento en el Bajío. La calidad de sus dibujos, la excelente elección de colores y la técnica superior utilizada indicarían alguien con una formación artística formal. Sin embargo, Pocasangre fue un artista autodidacta. Pero de alguna manera adquirió el conocimiento y la habilidad para crear los magníficos murales en la capilla de Atotonilco que se ganó el apodo: La Capilla Sixtina de México. Uno sólo puede imaginar cómo se verían las obras, ahora muy deterioradas en la capilla, en todo su esplendor, cuando se pintaron en algún momento de la década de 1740.



Hoy en día la pintura está desconchada y rota, y la humedad ha causado graves daños a las imágenes pintadas: las personas y las escenas son apenas discernibles. Pero la belleza de las pinturas y elementos decorativos aún se asoma a través de la acumulación de cientos de años. Estas son algunas muestras de primeros planos de las imágenes del mural. A pesar de su edad y deterioro son bastante bonitos. De las paredes de la capilla cuelgan numerosos cuadros, algunos de excelente calidad, otros de interés por su iconografía.



La imagen de la izquierda es del rostro de Jesús tal como supuestamente apareció en un paño usado por Santa Verónica para secarle la sangre y el sudor. La pintura de la derecha es de San Sebastián de Aparicio, un monje franciscano de la Nueva España del siglo XVI. Fue beatificado por el Papa Pío VI, en 1789, uniéndose a las filas de otros santos mexicanos. Abajo, a la izquierda, un retrato de Josefa Lina de la Canal, la hija mayor de la familia. Después de la muerte de sus padres, se hizo monja y fundó la iglesia y convento la Inmaculada Concepción, también conocida como Las Monjas. A la derecha, hay una pintura de San Miguel Arcángel, en su típica representación como exterminador de demonios. No hay fecha ni nombre del artista en ninguna de estas pinturas.


Manuel Tomás y su esposa María fallecieron en esta casa en 1749, con dos semanas de diferencia. Su hijo mayor heredó toda la finca y construyó su casa familiar en la calle Canal, la Casa del Mayorazgo de la Canal. Ha sido propiedad de Banamex durante muchos años y, además de su función como institución financiera, actualmente también es un museo y un lugar para exposiciones de bellas artes.


​La casa original, conocida hoy como Instituto Allende, se convirtió en una “casa de campo” para la familia Canal tras el fallecimiento de sus padres. En 1810 el inicio de la Guerra de Independencia expulsó a la mayoría de los residentes españoles de San Miguel. Huyeron, dejando sus hermosas casas vacías y los edificios eventualmente se deterioraron durante el siglo siguiente. La casa de Manuel Tomás de la Canal corrió la misma suerte, y continuaré su historia en el próximo artículo.

33 visualizaciones0 comentarios

Comentários


End of post
bottom of page