top of page
  • Natalie Taylor

¿QUÉ VIEJO ES VIEJO?

ROBERT REICH PREGUNTA: ¿A cuántos es un viejo verdaderamente viejo? ¿Quién de nosotros, los jubilados, no se plantea esa pregunta al menos de vez en cuando? Especialmente ahora que agregamos un año más con la llegada de 2024. Cuando vi el artículo en línea, quedé intrigado. Más aún cuando vi quién lo había escrito. Robert Reich es un estadounidense con un pasado político estelar y un hombre con un intelecto brillante. Y resulta que viene a San Miguel periódicamente. Por cierto, si te lo encuentras en la calle, un cortés "Hola" sería lo apropiado. Sin autógrafos, sin discusiones políticas. Cuando está aquí, es un ciudadano privado que disfruta de la ciudad y creo que merece que lo dejen en paz.


Su artículo está tan bellamente escrito, con una perspicacia e ingenio maravillosos, que me siento obligada a reimprimirlo en mi blog. Estoy seguro de que a muchos de ustedes les resultará tan estimulante como a mí. (Por falta de espacio, tuve que condensar su narrativa).

 

¿QUÉ VIEJO ES VIEJO?

Por Robert Reich


En el espíritu de las navidades pasadas y futuras…pensé que era un buen día para preguntar: ¿Cuántos años es demasiado viejo? (Perdóneme si le he preguntado esto antes. Soy viejo y de vez en cuando me repito). Tengo un interés personal en la respuesta. Ahora tengo 77 años. Me siento en forma, bailo swing y bailo salsa, y puedo hacer 20 flexiones seguidas. Sin embargo, confieso una cierta pérdida de, digamos, efervescencia… Después de todo, ahora se considera un poco decepcionante que una persona muera antes de los 85 años. “Después de los 80, es salsa”, solía decir mi padre.


En 1900, los gerontólogos consideraban “viejo” a los 47 años. Hoy en día, se te considera “el más joven” a los 65, “de mediana edad” a los 75 y, a los 85, eres miembro de los “mayores”. Tres veintenas y diez es el número de años de vida establecidos en la Biblia. La tecnología moderna y las grandes farmacéuticas deberían añadir al menos una década y media…Mi madre falleció a los 86 años, mi padre dos semanas antes de cumplir 102 años, así que espero lo mejor, genéticamente hablando. Sin embargo, me encuentro leyendo las páginas del obituario con cada vez mayor interés, con curiosidad por saber cuánto duraron y qué los derribó…La mayoría de las veces olvido mi edad…No es la muerte lo preocupante…Son las capacidades menguantes las que acompañan al envejecimiento…Todavía tengo los dientes, a diferencia de mi abuelo, a quien recuerdo vívidamente guardando sus helicópteros en un vaso junto a su cama, y hasta ahora he evitado sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral (rezo para no tentar al destino al decir este hecho). Pero he pasado por varios cálculos renales y algunos ataques de epilepsia inexplicables cuando tenía casi 30 años. Me reemplazaron ambas caderas. Y mi oído es una mierda. Incluso con audífonos…Cuando me reúno con viejos amigos, nuestro primer ritual es un “recital de órgano”: ¿cómo está tu espalda? ¿rodilla? ¿corazón? ¿cadera? ¿hombro? ¿vista? ¿audiencia? ¿próstata? ¿hemorroides? ¿digestión? El recital puede arruinar –y arruinar– un almuerzo entero…A menudo no recuerdo dónde puse mi billetera y mis llaves o por qué entré en una habitación. Y ciertos nombres propios han desaparecido por completo. Incluso cuando son redescubiertos, tienen una forma diabólica de volver a desaparecer….He perdido gran parte de mi entusiasmo por viajar…Me dicen que después de los 60 años, uno pierde media pulgada de altura cada cinco años…considerando que en mi cenit, no llegué a los cinco pies…si vivo tanto como mi padre, puedo desaparecer…También noto que tengo menos paciencia…


Soy menos tolerante con las largas colas de espera, los menús telefónicos automatizados… Cicerón afirmó que “las personas mayores que son razonables, de buen carácter y amables soportan bien el envejecimiento. Aquellos que son mezquinos e irritables serán infelices en cada etapa de sus vidas”. A Cicerón le resulta fácil decirlo. Fue obligado a exiliarse y asesinado a la edad de 63 años, su cabeza decapitada y su mano derecha colgadas en el Foro por orden del notoriamente mezquino e irritable Marco Antonio.


Inevitablemente, las cosas empiezan a desmoronarse. Mi tía, que vivió hasta los 90 años, me dijo que "envejecer no es para mariquitas". Hacia el final, repitió esa frase cada dos o tres minutos. El filósofo George Santayana afirmó preferir la vejez a todas las demás. "La vejez es, o puede ser, como en mi caso, mucho más feliz que la juventud", escribió. "Nunca estuve más entretenido ni menos preocupado que ahora". En cierto modo, también es cierto para mí…sigo siendo optimista, en gran parte porque todavía paso la mayor parte de los días con la gente veinteañera que me animan… Santayana dijo que la razón por la que las personas mayores no tienen más que presentimientos sobre el futuro es que no pueden imaginar un mundo bueno sin ellos mismos en él. No comparto esa opinión.


No voy a decirle a …ningúna otra “persona de mediana edad” o “mayor” qué hacer. Pero en lo que a mí respecta, hace poco tomé una decisión difícil. Di mi última clase a finales de abril, después de más de 40 años de docencia. ¿Por qué? Quería irme con una nota alta, cuando sentía que todavía podía hacer bien el trabajo. No quería esperar hasta que ya no pudiera darles a los estudiantes lo que necesitan y merecen. Y odiaba la idea de que estudiantes o colegas cuchichearan sobre el viejo que ya no debería enseñar. Envejecer demasiado para hacer un trabajo no es una cuestión de edad cronológica. Es cuestión de tener la lucidez suficiente para saber cuándo debes salir del escenario antes de que ya no tengas lo necesario para hacer bien el trabajo. Me entristece no volver al aula esta primavera. Pero ya era hora de que me fuera.


(Robert Reich, exsecretario de Trabajo de Estados Unidos, es profesor de políticas públicas en la Universidad de California en Berkeley y autor de “The System: Who Rigged It, How We Fix It”. Lea más de Robert Reich en https:// robertreich.substack.com/)

33 visualizaciones0 comentarios

Comments


End of post
bottom of page