top of page
  • Natalie Taylor

HISTORIAS DE MIEDO DE SAN MIGUEL: Para cuando baje el sol

¿Sabías que algunas de las calles y vecindarios más familiares por los que caminas alrededor del Centro contienen viejas historias de fantasmas y eventos extraños? Bueno, he investigado un poco sobre la tradición local y aquí, para su escalofriante placer, se encuentran algunas de estas leyendas.


Los Músicos de Piedras Chinas



¿Quién no conoce esta estrecha callejuela que baja como una pista de esquí? Corre desde la cima de Salida a Querétaro hasta El Chorro, justo antes de que el nombre cambie a Murillo. Siempre me imagino la mirada de horror de un viajero que llega por primera vez en una camioneta y contiene la respiración mientras mira ambos espejos, luego, centímetro a centímetro, gira entre los edificios, rezando para poder hacerlo sin un rasguño. Y si alguna vez ha conducido por Piedras Chinas durante los períodos de

fuertes lluvias, podría pensar que está navegando por los rápidos de un río, no por una calle. ¡Estos hechos por sí solos son materia de leyendas!


Pero hay una vieja historia, contada por los lugareños sobre un incidente ocurrido hace mucho, mucho tiempo. Érase una vez en San Miguel, que un grupo de músicos habían acabado de tocar en una fiesta. Iniciaron su caminata por Murillo de regreso a casa, mientras los gallos cantaban anunciando el amanecer. Al acercarse a Piedras Chinas oyeron el sonido de las ruedas de un carruaje golpeando los adoquines. Entonces apareció un carruaje, tirado por dos caballos negros gigantes, por el pequeño pasillo, y quedaron asombrados de cómo un carruaje tan grande se había deslizado por el estrecho camino.


El carruaje se detuvo y de él salió un hombre. Iba elegantemente vestido y llevaba un sombrero de ala ancha que ocultaba su rostro. "Vengan, toquen en nuestro banquete", dijo el hombre con voz profunda. Y al ver la vacilación de los músicos, insistió, diciendo que habría comida y bebida, que les pagarían generosamente y que él mismo los llevaría al mismo lugar. Los músicos aceptaron y comenzaron a subir al carruaje. Pero cuando el último hombre, el trompetista, intentó entrar, fue detenido por el hombre del sombrero. "Tú no", dijo con severidad, levantando la mano. "No hay lugar para ti". Así que el último hombre se quedó atrás y se fue solo a casa.


Una vez en el carruaje, los músicos se sorprendieron de lo suave que era su viaje, como si estuvieran volando. Cuando miraron, vieron campos de magueyes y nopales debajo de ellos. Llegaron a una hermosa hacienda, brillantemente iluminada, y fueron dirigidos al lugar donde estarían tocando. Al mirar a los invitados, los músicos reconocieron los rostros de los vecinos que conocían y que ya habían fallecido. Asustados, intentaron encontrar al hombre que los había contratado y pedirle que los llevara a casa, pero no lo veían por ningún lado, por lo que continuaron tocando durante horas. Finalmente, un ranchero de cara áspera les dijo que habían terminado y los condujo hasta una carreta tirada por mulas.

Tan pronto como subieron a bordo, los músicos exhaustos se quedaron dormidos. Se despertaron con el sol en la cara, en algún lugar del campo, golpeados y sin el dinero que les habían prometido. Un arriero que pasaba por allí accedió a llevarlos de regreso a San Miguel. Apenas regresaron, fueron a buscar a su compañero músico para contarle lo sucedido. Su amigo dijo que estaba feliz de verlos, porque estaba seguro de que se habían ido con el diablo a tocar en una fiesta en el infierno. “Mira”, dijo, sacando su rosario. “¡Por eso no me llevaron, sabían que tenía mi rosario encima!”


El consejo para cualquier músico que esté caminando por Piedras Chinas a altas horas de la noche, es que no acepte ninguna invitación para tocar, por mucho dinero, comida y bebida que le prometan. ¡Especialmente si se trata de alguien en un carruaje tirado por caballos!


Los duendes de Chiquitos


Hay una pequeña calle que corre entre Correo y Hospicio llamada Chiquitos, y hay una historia y una razón para ese nombre. Quienes han vivido en esa calle toda su vida recuerdan los relatos de sus abuelos y bisabuelos sobre lo que pasó hace mucho tiempo. Los viejos recuerdan que en tiempos pasados, los duendecillos juguetones retozaban por la calle, vestidos con ropas coloridas, con el pelo erizado de varios colores y risas y gritos agudos. Los pequeños trepaban por las paredes agarrándose de enredaderas, y cuando el pasaje aún era un camino de tierra, por la mañana se encontraban pequeñas huellas de pies descalzos por todas partes. A estos pequeños duendes les encantaba gastar bromas a la gente, especialmente a los que regresaban de una fiesta tardía.


Una vez, un vecino caminaba por el callejón pasada la medianoche, cuando vio una gallina gorda y bonita picoteando distraídamente. Se acercó a ella lento y silencioso, con la esperanza de agarrarla, pero tan pronto como estuvo lo suficientemente cerca, la gallina se convirtió en un duende que estalló en una carcajada salvaje. El pobre hombre estaba tan asustado que se escapó y juró nunca caminar solo por ese camino de noche.


Dicen que estos duendes viven en algunas de las casas de la calle, y sólo salen de noche para hacer travesuras. También dicen que a veces intentan seducir a los niños pequeños que se llevan y convertirlos en uno de los suyos. Esa puede ser una de las razones por las que sólo hay adultos sin hijos viviendo en Chiquitos.

                                  

La mujer de blanco del Parque Juárez


Hace mucho tiempo, cuatro amigos solían reunirse para beber a altas horas de la noche cerca de Villa Santa Mónica, justo al lado del parque. Una noche de septiembre, cuando había luna llena y los altos árboles y edificios proyectaban largas sombras azuladas a lo largo de las calles que rodean el Parque Juárez, escucharon llantos en algún lugar del parque.


Curiosos, entraron al parque mirando a su alrededor, luego a lo lejos, por Nemesio Diez, vieron a una mujer que caminaba lentamente. Estaba vestida toda de blanco, con el pelo largo y negro cayendo en cascada sobre su espalda, sollozando ruidosamente mientras caminaba por la calle.


La llamaron, pero ella no respondió y simplemente siguió caminando. Por mucho que los compañeros intentaron alcanzarla, no pudieron. Ella siempre iba unos pasos por delante. Luego volvió su rostro hacia ellos y vieron, para su horror, que ¡no era otra que la Llorona! Para aquellos que no están familiarizados, la Llorona es una mujer del folclore mexicano cuyo fantasma deambula por las calles por la noche, llorando cerca de cuerpos de agua. Lamenta la muerte de sus hijos, a quienes ahogó en un ataque de celos, cuando descubrió que su marido la engañaba.


Los cuatro amigos estaban aterrorizados y corrieron de regreso al parque, escondiéndose entre unos arbustos altos debajo del pequeño puente. Entonces oyeron a la mujer acercarse cada vez más, acercándose al arroyo que corría justo al lado de los arbustos donde se escondían. Vieron pasar la figura fantasmal y luego se dirigió hacia la pila del Golpe de Vista.



Cuando se difundió la historia, algunos jóvenes valientes decidieron comprobarlo por sí mismos. Eligieron otra noche de luna para ir al parque alrededor de la medianoche. Efectivamente, la mujer apareció en la distancia, tal como la habían descrito: vestida toda de blanco, sollozando al pasar. Uno de los muchachos la siguió y, cuando llegó hasta ella, le tocó el hombro. La mujer volvió la cara y su rostro espantoso y su grito aterrador lo sobresaltaron tanto que cayó a una zanja y se desmayó. Cuando volvió en sí, parecía estar en estado catatónico y dicen que nunca pronunció una palabra más en toda su vida.


Los lugareños recomiendan que nunca se debe caminar por el Parque Juárez a altas horas de la noche y que nunca, jamás, se debe intentar seguir a una mujer vestida de blanco que pueda estar pasando, especialmente si está llorando. Más historias extrañas son parte de la tradición de San Miguel, y elegiré algunas más para contarlas la próxima vez. Mientras tanto, que duermas bien esta noche, incluso si vives en Chiquitos, Piedras Chinas o al lado del Parque Juárez.

5 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


End of post
bottom of page