top of page
  • Natalie Taylor

LA HISTORIA DEL ARTE EN SAN MIGUEL: Artistas del siglo XX en la Parroquia

La Parroquia alberga muchas obras de arte antiguas: pinturas realizadas por renombrados pintores novohispanos, esculturas y artefactos preciados que se guardan como tesoros dentro de la iglesia. Pero también hay algunas obras importantes realizadas por artistas del siglo XX que formaron parte del renacimiento artístico de San Miguel de Allende que tuvo lugar en la década de 1930 y más allá. Estos artistas contribuyeron con murales que forman parte de la decoración de las paredes de la Parroquia, y pueden ser apreciados por cualquiera.


Hubo un gran vacío en las contribuciones artísticas en la ciudad durante más de cien años, un período comprendido entre principios del siglo XIX y principios del XX. Todas las obras de arte principales que encontramos en los templos de San Miguel fueron realizadas durante el apogeo de la ciudad, el período colonial desde finales del siglo XVI hasta finales del siglo XVIII. En 1810 comenzó la guerra revolucionaria, que finalmente condujo a la liberación del dominio español y a una república mexicana independiente en 1821. Esos turbulentos años de guerra vieron la huida de los españoles ricos de la ciudad, el declive de todas las industrias y el eventual hundimiento de San Miguel el Grande en una imagen deteriorada y sombría de su antigua gloria. Durante ese siglo no se produjeron más contribuciones artísticas de importancia, sino que probablemente se perdieron muchos tesoros artísticos durante esos años.


Luego llegó la década de 1930, cuando la ciudad experimentó un resurgimiento increíble debido a la aparición de tres actores importantes: José Mojica, Cossio del Pomar y Stirling Dickinson. Mojica fue el primero en elegir San Miguel de Allende como su hogar y, junto con otros, inició esfuerzos para preservar y renovar la deteriorada arquitectura de la ciudad.

De izquierda a derecha: El trío que revivió San Miguel de Allende: Cossio del Pomar, José Mojica y Stirling Dickinson.


Siguiendo el ejemplo de Mojica, Cossio del Pomar de Perú y Stirling Dickinson de Estados Unidos se establecieron en San Miguel y se asociaron para crear aquí una importante escuela de arte. Trajeron a algunos de los mejores artistas de México y del mundo para enseñar. Fueron estos artistas quienes aportaron su talento con algunos de los mejores murales de la ciudad. Dos de ellos pintaron murales en la Paroquia que aún adornan sus paredes hasta el día de hoy.

Federico Cantú llegó a San Miguel de Allende en 1943 para enseñar técnicas de fresco mural en la Escuela de Bellas Artes.


Fue un artista mexicano, muy reconocido por sus esculturas, pinturas y litografías cuyas obras habían sido exhibidas en todo México, Europa y Estados Unidos. Fue admirado por la precisión de sus dibujos y le gustaba incorporar la gente y los paisajes de México, tanto en obras históricas como religiosas. Como el cuadro de la izquierda al que llamó autorretrato, ubicándose en un escenario muy mexicano.


En San Miguel de Allende, además de enseñar en la Escuela de Arte, Cantú tuvo algunos alumnos privados. Entre ellos se encontraba el entonces párroco, José Mercadillo, que se creía un gran artista y muralista. Comenzó a tomar lecciones con Federico Cantú y en un momento le propuso pintar dos murales que se enfrentarían en el hueco que contiene la figura de Cristo crucificado. Cantú aceptó con entusiasmo hacer esto.


Los murales emparejados serían escenas de la pasión de Cristo: la Última Cena y el camino hacia el Calvario. Todo parecía ir bien hasta la visita del obispo que vio las obras en el muro parroquial e inmediatamente las desaprobó. El motivo de la desaprobación fue que Cantú había utilizado a indígenas como modelos para las dos escenas religiosas. Al parecer, representar a figuras religiosas como personas de color no fue aprobado por la iglesia, y el obispo ordenó a Mercadillo que “se ocupara del problema”. El párroco decidió “rehacer” los murales cubriéndolos con cal y arena, y luego pintándolos con su propio estilo. De hecho, destruyó las obras de un gran artista plástico y dejó una obra manchada en las paredes del templo.


Aquí se pueden ver los detalles de ambos murales que muestran los daños causados por la aplicación de cal y arena, y la necesidad de restauración. En el de la derecha, el rostro de la mujer tiene rasgos indígenas definidos: el motivo de las sanciones del obispo. Queda lo suficiente para poder discernir el excelente trabajo que hay debajo, y uno puede apreciar el mural sabiendo que todavía está allí, cubierto con una película de vergonzosa interferencia artística.


Irónicamente, José Mercadillo pintó muchos murales mediocres en toda la Parroquia, aunque siempre será recordado como alguien que dañó las obras de un artista mucho mejor.


A sólo unos pasos de los murales de Cantú, dentro de la capilla de Meditación, se encuentran las obras de otro muralista que pasó un tiempo en San Miguel de Allende. Dentro de esta pequeña capilla, tres paredes están cubiertas por murales realizados en un estilo muy diferente a los pintados por Federico Cantú.

Albert Tommi nació en la ciudad metropolitana de Florencia, Empoli, en 1917 y recurrió al arte como escape de una infancia difícil.


Aprendió pintura de su maestro y mentor, Filippo de Pisis, poeta y pintor italiano, veintiún años mayor que él. La naturaleza se convirtió en un foco esencial de las obras de Tommi: casas dispersas en pueblos incompletos, árboles, bosques, ríos y barcos dispersos. La mayoría de sus composiciones están completamente desprovistas de figuras humanas, e incluso cuando están presentes permanecen anónimas, de espaldas y con los rostros fuera de la vista. Un ejemplo es la pintura de pescadores de abajo.





Las obras de Tommi recuerdan las pinturas de los artistas impresionistas: arte representacional caracterizado por pinceladas visibles, colores sin mezclar y un énfasis en la luz natural. Sin embargo, incluso en estas obras hay un indicio de un movimiento hacia la angularidad, que finalmente se manifiesta en sus murales de la Parroquia, en los que prevalecen claramente los ángulos agudos.


El mural de arriba intenta representar la conversión masiva de la población nativa al cristianismo en todo México. En particular, muestra a Fray Juan de San Miguel, el fraile franciscano a quien se le atribuye la fundación de la primera misión de San Miguel de Allende.


La inscripción debajo del mural es la siguiente: El insigne fundador de esta ciudad de San Miguel de Allende fue el Padre Fray Juan de San Miguel de la orden de San Francisco de Asís. Vino de España con un grupo de frailes franciscanos al convento de Acámbaro, de donde salió para evangelizar esta región habitada por indios chichimecas, y nos enseña la historia que en el año 1542 trasladó el primer poblado fundada por él en el lugar ahora se llama San Miguel Viejo al presente porque en este encontró los manantiales el “chorro”, de aguas abundantes y saludables. Fray Juan de San Miguel iba acompañado de un perro, y los indios le llamaban al lugar “Hizquinapan” (sic), que quiere decir “agua de perros”.


Quien haya proporcionado la información anterior, tenía varios hechos erróneos. Precisamente fue Fray Juan de San Miguel quien fundó la primera misión en el lugar que hoy llamamos San Miguel Viejo, a unas dos millas al oeste del actual centro de la ciudad. Pero fue otro fraile quien finalmente trasladó a la población de su lugar original. Unos años después de fundar la misión, fray Juan de San Miguel la dejó y tomó el relevo un misionero francés llamado Bernardo Cossin. Debido a los continuos ataques de los chichimecas, Fray Cossin decidió buscar un lugar a mayor altura. Al llegar al lugar que conocemos como El Chorro, encontró el manantial con abundante agua, y con ello trasladó la misión a este lugar. Hay algunas conjeturas interesantes sobre el nombre de Izcuinapan, con el que supuestamente se conocía el lugar. Quizás los nativos ya la llamaban “agua de perros”. Pero podría haber una explicación diferente y más colorida para el nombre.


Un historiador español ofrece un escenario alternativo. Dice que lo que pudo haber pasado es que los perros que estaban al lado de Cossin salieron corriendo en algún momento y el preguntó a su guía adónde se habían ido. Entonces el guía nativo señaló a los perros y gritó: “¡Izcuinapan”! Cuando Cossin preguntó qué quería decir con eso, el guía dijo: "Oh, es donde los perros se fueron a tomar agua". Nunca sabremos si ese era ya el nombre del lugar, o simplemente una explicación de ese evento en particular. En cualquier caso, puedes encontrar la estatua de Bernardo Cossin acompañado de un perro en la colina justo arriba de El Chorro. La versión de la historia que creas depende totalmente de ti.


Otro muro dentro de la capilla continúa con el mural. En éste se muestra una familia (padre, madre e hijo) bajo los brazos protectores de una figura que probablemente representa a la Iglesia Católica.


Hay una clara inclinación religiosa, con la idea de los beneficios de la conversión al cristianismo.


En esta parte del mural se puede ver cómo Tommi utilizó la angularidad, creando líneas y ángulos nítidos.

73 visualizaciones0 comentarios

Comments


End of post
bottom of page