top of page
  • Natalie Taylor

LA HISTORIA DEL ARTE EN SAN MIGUEL: Hornacinas de la Virgen de Loreto

Muchas obras de arte en San Miguel de Allende se encuentran dentro de templos u edificios, pero hay una cantidad considerable de arte público en toda la ciudad. La mayoría saben de los murales en las paredes en varios barrios, pero todos estos son trabajos actuales o recientes. Sin embargo, existen obras de arte que datan de varios siglos y que aún podemos admirar en las fachadas de los edificios. Me refiero a las hornacinas religiosos en lo alto de las paredes de los edificios.


Hace unos años comencé una búsqueda de nichos documentados por el historiador Cornelio López Espinoza. Deambulé por las calles del Centro, localizándolas y fotografiándolas. La lista constaba de más de setenta nichos, y no sólo los encontré, sino que descubrí muchos más durante mi búsqueda. Muchos fueron descritos y datados por Espinoza, pero otros simplemente están ahí para que cualquiera pueda verlos y admirarlos. Me gustaría destacar algunos importantes.


Uno de los nichos más destacados se encuentra en la fachada de la Casa de la Canal, la mansión construida por Tomás de la Canal en el siglo XVIII. Este gran edificio, en el centro de la ciudad, ha sido propiedad de Banamex durante varios años y actualmente funciona también como museo y centro de exposiciones de arte.


Cuando te paras en la calle Canal frente a la entrada principal, hay una magnífica puerta de madera elaboradamente tallada, y el nicho está centrado directamente arriba.



Hay muchos elementos fascinantes en este elaborado nicho. Dentro de un marco semicircular, con motivo de conchas marinas, se encuentra la estatua de la Virgen de Loreto. La hornacina se sitúa en medio de un par de columnas corintias, con fustes parcialmente estriados. Sobre todo destaca un frontón circular con un medallón que muestra la cruz de Calatrava, orden a la que pertenecía el padre de Don Tomás. A cada lado de la figura central aparecen los escudos de De la Canal y los de la familia de su esposa, los Hervás.


La Virgen de Loreto era la patrona de la familia Canal, y se muestra con su Jesús en brazos, quien sostiene el globo terrestre en su mano izquierda. No se ven los brazos de la virgen, un rasgo fácil de identificar en cualquiera de sus otras representaciones, y está de pie en lo alto de una casa que refleja la historia asociada con ella.


Según la leyenda, la casa representa la casa original de Nazaret, donde nació la Virgen María. Temiendo la destrucción de la casa en el siglo XIII, los ángeles la transportaron a la ciudad de Loreto en Italia. Así, la casa, o una sugerencia de casa, casi siempre se muestra en cualquier representación de la Virgen de Loreto. Este nicho en particular se hizo en el momento de la construcción de la casa, a principios del siglo XVIII.


Muchas otras hornacinas contienen a la Virgen de Loreto en cualquier edificio construido por la familia Canal. Muy cerca del primero, hay varios ejemplos más.


Al otro lado de la Casa de la Canal, en la esquina con Hidalgo, hay una pequeña y modesta hornacina. El edificio es del siglo XVIII, y era propiedad de la familia de la Canal, pero la hornacina se colocó en el edificio en el siglo XX.


La imagen muestra la típica representación de la Virgen de Loreto, con el Niño Jesús en su brazo izquierdo. No hay casa bajo sus pies, probablemente debido a la falta de decoraciones o detalles en todas partes.




Unos pasos más adelante, en dirección sur por Cuna de Allende, hay un nicho discreto sobre una puerta, debajo de los arcos. Este es del siglo XVIII y probablemente se colocó allí cuando se construyó el edificio. Es una representación tosca de la virgen, pero hay una insinuación de una casa sobre la que ella se encuentra.










Girando hacia el norte se encuentra otra hornacina con la Virgen de Loreto en Hidalgo 1, que marca la ubicación de la casa del hijo segundón de Don Tomás de la Canal. Se trata de una de las hornacinas más bonitas de la ciudad, con numerosos elementos decorativos.



Aunque la virgen no está de pie sobre una casa, hay suficientes decoraciones elaboradas en el nicho y en la estatua para contrarrestar esa falta. La estatua en sí está bellamente tallada en cantera y está alojada dentro de un recinto coronado por una concha, con una cenefa y marquesinas a cada lado. La hornacina está enmarcada por un par de pilastras con capiteles corintios. En lo alto hay otra hornacina más pequeña con una elaborada cruz latina. Debajo de la figura hay una imagen tallada del escudo de la Canal.



Otra Virgen de Loreto se encuentra en el Callejón de Loreto 14, y data del siglo XVIII. Ésta, según Espinoza, es uno de los pocos nichos que sobrevivió a lo que llamó “fiebre de la restauración” en los años 1940. Con la proximidad de la celebración de los 400 años de la fundación de San Miguel, en 1542, los edificios de la ciudad sufrieron importantes renovaciones. En ese proceso, muchos elementos decorativos resultaron dañados o destruidos por completo. En el caso de esta hornacina, el niño Jesús que estaría en el lado izquierdo, fue derribado.


Probablemente este fue el caso del nicho de Insurgentes y Loreto, donde alguna vez estuvo presente una figura de la virgen que luego desapareció. Lo único que queda es un nicho vacío.


La última Virgen de Loreto que quiero mencionar está ubicada en Jesús 32. Es del siglo XX y la hornacina en sí no es muy elaborada, con arcos lisos realizados en cantera color café. La figura en sí está muy bien realizada en cantera color rosa.



Hay nichos en la ciudad que son anteriores a los que he presentado; el más antiguo data del siglo XVII. Pero todos los de la Virgen de Loreto aparecieron después de 1736 cuando Don Tomás de la Canal fijó su residencia en San Miguel e inició la construcción de todas sus propiedades. Después de 1810, con el inicio de la Guerra de Independencia, cesó la mayor parte de las construcciones como la adición de nichos durante las siguientes décadas. Con el tiempo, la ciudad empezó a recuperarse y a principios del siglo XX se construyeron nuevos nichos. En general, probablemente hay más imágenes de la Virgen de Guadalupe que de la Virgen de Loreto, pero no tengo un recuento completo.


Esta es una parte muy pequeña de todos los nichos de la ciudad. Aparte de los enumerados por Espinoza, he encontrado muchos más por mi cuenta, por lo que en este momento el número total supera los 120 en todo el Centro y en los barrios cercanos.

37 visualizaciones0 comentarios

Comments


End of post
bottom of page